Autor
Antonio Guevara de la Torre
Author: Antonio Guevara de la Torre

TÉCNICO SALA CARDIO

Licenciado en Pedagogía
Diplomado en EF
TS en Nutrición y Dietética
Entrenador Nacional Fitness

Los principios del entrenamiento deportivo

Seguramente la mayoría de vosotros practicáis algún tipo de actividad física, ya sea a nivel recreativo o semi profesional, y en ocasiones os habéis encontrado en situaciones en las que no conseguís progresar, os estancáis y esa práctica se os hace monótona. Vamos a intentar solucionar este contratiempo conociendo algunos de los principios básicos del entrenamiento que creo os pueden ser útiles en vuestro día a día deportivo.

En primer lugar, y como bien sabéis, el entrenamiento deportivo es una planificación que organiza un trabajo determinado para que el organismo se adapte fisiológicamente y pueda desarrollar capacidades y cualidades. Dentro de esta organización, existen unos pilares que debemos conocer  y que son interdependientes los unos de los otros, de manera que si los tomamos como referencia dentro de nuestra planificación, daremos esquinazo a esa sensación apática que a veces nos acecha y podremos conseguir nuestra meta.

Algunos de los principios que debéis tener en cuenta son:

  • Principio de individualización

Cada persona responde de manera diferente al entrenamiento, por lo tanto debemos adaptar nuestro plan a específicamente a nosotros.

  • Principio de desarrollo multilateral

Debemos ir del desarrollo genérico al específico, es decir, trabajaremos al comienzo de nuestro plan capacidades básicas que nos permitan adquirir una base general.

  • Principio de especialización

Tras adquirir un desarrollo multilateral, podemos introducir habilidades o capacidades específicas de la modalidad deportiva a desarrollar.

  • Principio de adaptación

Debemos tener en cuenta que nuestro organismo posee la capacidad de resistir y adaptarse al ejercicio físico, ya que provoca cambios fisiológicos a nivel de aparatos y sistemas. Por lo tanto hay que aumentar los estímulos para progresar y no estancarnos.

  • Principio de progresión

Es necesario ajustar las cargas, el volumen de entrenamiento, su intensidad y complejidad al deportista de forma progresiva para aumentar el rendimiento, no vale la teoría del “NO PAIN NO GAIN”,  ya que hay que respetar también las semanas de descarga y planificar la progresión adecuada para cada momento de la temporada.

  • Principio de continuidad

Evidentemente, todo progreso, requiere un compromiso de constancia y sacrificio, de manera que para conseguir mejorar nuestro rendimiento tenemos que entrenar con continuidad, para así progresivamente acercarnos a nuestros objetivos.

  • Principio de variedad

Debemos utilizar una amplia variedad de ejercicios y sistemas de entrenamiento, e ir introduciéndolos de  manera adecuada a la periodización y al objetivo que tenga cada uno, y no sólo para dar variedad a nuestro entrenamiento, sino también para añadir estímulos diferentes a nuestro organismo que pueda permitirnos mejorar nuestro rendimiento.

Por lo tanto, si alguno de vosotros suele repetir continuamente el mismo entrenamiento mes tras mes, con las mismas cargas, los mismos ejercicios y siente que le invade esa monotonía hacia lo que ya se ha convertido en una rutina aburrida, es el momento de cambiar, tratar de buscar una planificación adaptada a ti y a tu objetivo (individualización) , que parta de lo general (desarrollo multilateral) a lo específico (especialización) de tu modalidad deportiva, donde se adapten las cargas, intensidades y volumen progresivamente (adaptación y progresión), que varíe su estructura y los ejercicios en diferentes periodos de tiempo (variedad) y que, por supuesto, la pongas en práctica de forma continuada (continuidad).