Noticias

MARIO CARMONA JUANRA

El cierre cordobés alcanza un acuerdo con el club para defender la camiseta universitaria tras una primera etapa de un rendimiento notable a lo largo de toda la competición liguera

Juan Ramón Ruiz Mancha “Juanra” amplía su vinculación con el CD UMA Antequera por una temporada más. De esta forma, el cierre cordobés se convierte en la cuarta renovación del club universitario de cara al próximo curso 2017/2018. Manuel Luiggi “Moli” se fijó un objetivo al terminar hace unas semanas el play-off de ascenso, mantener al bloque con el que hizo soñar a la afición antequerana y añadir refuerzos de garantías. La continuidad del “2” asegura al técnico un jugador capaz de imponer en la pista todos los conceptos del juego y dar equilibrio en la zona defensiva.

Durante la primera temporada vistiendo la camiseta verde, Juanra alcanzó un rendimiento muy regular, por lo que se muestra satisfecho de crecer en la entidad malagueña e intentar pelear otra vez por grandes objetivos. “Muy contento de seguir un año más perteneciendo a este club. Me han tratado muy bien y es cierto que las aspiraciones del año pasado no eran la de estar peleando hasta última hora por el ascenso directo y el play-off, pero al ver el compromiso de los jugadores y el equipo que hemos formado tanto humano como deportivo, creo que tenemos suficientes argumentos para competir la próxima temporada por los mismo objetivos”.

El cierre cordobés, que llegó procedente del Itea Automatismos, debutó el curso anterior en la categoría de plata de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Su adaptación fue rápida y ofreció un nivel alto desde las primeras jornadas. Con el paso de los partidos, sufrió una lesión muscular y se vio obligado a parar durante varias semanas. Una vez recuperado, cogió poco a poco la forma hasta convertirse en una pieza importante en la rotación. Todo lo aprendido en la pista durante su primera etapa en el CD UMA Antequera le ayudará en la siguiente campaña a dar un paso al frente. “Los jugadores que seguimos del año pasado, yo el primero, vamos a tener más soltura en la categoría, por lo menos en mi caso. Es la primera vez que he jugado en Segunda División y ha sido una experiencia muy bonita. Creo que me va a servir para aprender de cara a la próxima”, apunta.

La derrota curte al campeón, por lo que la experiencia adquirida en la pasada Liga, se ha convertido en un impulso para competir al mismo nivel o incluso superior en la próxima edición del torneo doméstico. La inclusión de dos clubes hará todavía más complicada la consecución del ascenso a Primera. “A nosotros nos sirve de experiencia haber llegado hasta el final con opciones reales de jugar en la mejor Liga del mundo, que no es poco. Y de cara a la próxima temporada, ya sabemos que la Segunda es una competición muy igualada, en la que ningún equipo es malo y todos pueden ganar. Si tienes un día malo, todos te pasan por encima y ahora mucho más al haber dos clubes de nivel como Cerro Reyes, que ya lo conozco del grupo de Segunda B, o Manzanares, que nos han dicho que tiene muy buena plantilla. Va a ser dura en todos los aspectos”, desglosa el jugador natural de Córdoba.

La nueva plantilla universitaria coge forma con el paso de las semanas. Conejo, Miguel Conde, Óscar Muñoz, el capitán Crispi y Juanra, han sellado su renovación y Carlos Corredera y Alberto Baena “Cala” se han confirmado como las nuevas incorporaciones para la campaña 2017/2018. En los próximos días, el club espera anunciar más novedades sobre un proyecto ilusionante.

ABASTHOSUR, PATROCINADOR PRINCIPAL DE ANTEQUERA, RENUEVA POR DOS TEMPORADAS

La empresa Abasthosur, uno de los principales apoyos del CD UMA Antequera, seguirá apostando por el club las dos próximas temporadas. Mario Carmona, representante de la entidad, destaca que este acuerdo de patrocinio trae beneficios a ambas partes. “Para nosotros como empresa antequerana y malagueña también es un honor patrocinar a un equipo como el CD UMA Antequera y creemos que tanto el club como los aficionados están teniendo apoyo por nuestra parte. Y a la vez, estamos viendo de parte de ellos ese orgullo con el que llevan Abasthosur tanto en sus camisetas como en toda la cartelería.

El proyecto del plantel universitario avanza hacia su consolidación en la élite del fútbol sala nacional y el patrocinio de empresas con una estructura sólida en Antequera y la provincia de Málaga, es sinónimo de triunfo. “Valoramos mucho proyectos tanto bonitos como el de este equipo. Mezcla la educación con el deporte en los jugadores que forman la plantilla y para nosotros es muy importante apostar por estos criterios a la hora de seleccionar a diferentes equipos que patrocinamos. Y a todo eso, hay que añadir que el CD UMA Antequera es un club con una repercusión en España, por lo que no podíamos perdernos esa oportunidad de que una empresa antequerana apoye a un club de la ciudad”, reafirma Mario Carmona. 

UMA FILIAL. Izq a derch. Entrenador Los Olivos Crispi Pedro Montiel Daniel Joda Entrenador Los Olivos

La entidad universitaria cierra un acuerdo de colaboración con una de las canteras más prometedoras del fútbol sala malagueño en una apuesta decidida por la formación de jóvenes talentos

El Colegio Los Olivos de Málaga y el CD UMA Antequera firman un acuerdo de filialidad con el objetivo de trabajar juntos en la formación de la nueva ornada de jóvenes promesas de la ciudad y provincia. Ambos clubes se caracterizan por el exhaustivo cuidado del talento de los jugadores de fútbol sala desde la edad más temprana. El conjunto entrenado por Manuel Luiggi “Moli” cuenta con una plantilla de profesionales del más alto nivel que compagina la actividad deportiva con la universitaria; y desde el centro escolar de la capital de la Costa del Sol, se mantiene una visión similar de la implantación en los estudiantes de un juego trepidante.

Las bases de la creación de un filial en el cuadro antequerano se centran en unir el proyecto educativo de Los Olivos con el de la Universidad a través del fútbol sala. Se abren dos vías. Una de entrada tanto de jugadores como alumnos al organigrama universitario, mientras que los escolares disponen de una salida deportiva y formativa tras finalizar el Bachillerato. “La idea del acuerdo surgió de una conversación con Pedro Montiel. Nosotros podemos ofrecer una estructura sólida de equipos de fútbol sala desde la categoría prebenjamin hasta juvenil. Por su parte, el CD UMA Antequera nos aporta a nuestros alumnos un futuro educativo y deportivo de élite.”, resalta Daniel Joda.

Una de las principales vías de conexión con la primera plantilla dirigida por Manuel Luiggi “Moli” será el equipo juvenil, que cada fin de semana competirá a nivel provincial. Los jugadores de este bloque contarán con oportunidades del técnico malagueño para entrenar en las instalaciones del Pabellón Universitario, formar parte de alguna convocatoria durante la competición liguera en Segunda División o incluso debutar en la categoría de plata de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Daniel, coordinador del Colegio de Los Olivos en esta área, especifica la función del filial. “Hemos planteado dos sesiones de entrenamiento para no sobrecargar a los chicos que estén alternando con el primer equipo, porque la idea principal es que estén en cualquier momento a disposición de Moli”.

Crispi, el miembro más veterano y capitán del cuadro universitario, se encarga de dirigir al Alevín A, lo que supone un sólido lazo de unión en el trayecto hacia la creación de una cantera prometedora. Los chicos de Málaga y la provincia dispondrán de una oportunidad única para cubrir todas las necesidades tanto educativas como deportivas. Primero, cada uno de ellos debe completar la etapa escolar y, posteriormente, dar el salto a la Universidad y a un conjunto que cuenta con el reconocimiento nacional a una apuesta decidida por la formación de la base. La entidad presidida por Pedro Montiel afronta otro paso en firme con la inclusión de este nuevo filial en una estructura referente para el resto de clubes. 

CALA

El nuevo jugador del conjunto universitario refuerza la posición de cierre y se muestra orgulloso de dar un paso adelante en su carrera deportiva al contar con la oportunidad de vestir la camiseta verde

El CD UMA Antequera incorpora para la próxima campaña a Alberto Baena Priego “Cala”. El cierre de 25 años procede del CD Apaga y Vámonos de Doña Mencía (Córdoba), su ciudad natal. El segundo refuerzo de la nueva plantilla que diseña Manuel Luiggi “Moli” dará el salto del Grupo 18 de Tercera División a la categoría de plata de la Liga Nacional de Fútbol Sala y aportará un trabajo incansable al sistema defensivo del entrenador malagueño. En una competición tan igualada y después de alcanzar un nivel altísimo el pasado curso, el plantel universitario añade otra cara nueva que aumente la competencia interna del vestuario.  

Cala, al igual que Carlos Corredera, llega al plantel antequerano como petición expresa de Moli. El técnico asume cada temporada el reto de compensar la baja de jugadores importantes en sus esquemas y, tras rastrear el mercado, siempre encuentra soluciones de garantías que se adapten a las exigencias del club; fichajes con un rendimiento alto tanto en las pistas como en el aula, ya que la formación académica en la Universidad es indispensable. “Descubrí a Cala en un campeonato universitario y detecté que podía ser una opción muy interesante para nuestro nuevo proyecto. Es un cierre muy trabajador y con carácter que en defensa hace una labor tremenda. Con el balón en el pie también tiene respuesta. Al no estar ya Claudio, se puede convertir en un refuerzo importante para dar solidez a la rotación”, analiza el técnico.

Los nuevos desafíos animan a los jugadores a exigirse un mayor rendimiento y alejarse de la zona de confort. Cala afronta con ganas e ilusión la ocasión de jugar al más alto nivel con el cuadro malagueño. En su palmarés figura un ascenso a Tercera y a Segunda División B, por lo que está acostumbrado a encuentros de exigencia. “Es un paso importante en mi carrera deportiva y creo que estoy capacitado para vestir esta camiseta con tanto peso. Tengo que hacer un gran trabajo para corresponderle al cuerpo técnico y directiva por darme esta oportunidad, algo que sin duda voy a realizar. Será un orgullo representar a este gran club”, matiza.

Un proyecto ilusionante en Segunda División demanda de una portería de garantías, asegurada con la renovación de Conejo, una defensa solvente y un ataque eficaz. En los despachos del CD UMA Antequera se trabaja a destajo para contar con todos estos requisitos en la plantilla de la campaña 2017/2018. Las brillantes aptitudes defensivas del cierre cordobés le postulan como un complemento esencial del capitán Crispi para construir una zaga infranqueable. “Aportaré esfuerzo, sacrificio e ilusión, tres de las cualidades que más me han inculcado en el fútbol sala. Con respecto a lo deportivo, me considero un jugador tácticamente completo, aportando en defensa una gran intensidad al equipo. Mientras que, en la faceta ofensiva, el regate y desborde son algunas de mis cualidades, aunque también la visión del juego”, concreta el nuevo fichaje del conjunto universitario. 

Crispi renovación

El cierre malagueño conserva la misma ilusión del primer día por disfrutar una campaña más del proyecto universitario y asume la responsabilidad de portar el brazalete tras la retirada de Tete

José Crispín Arriaza Leiva “Crispi” se convierte en el capitán del CD UMA Antequera para la temporada 2017/2018, después de sellar con el club la renovación de su contrato. La incorporación de Tete al cuerpo técnico lo deja como el jugador de la plantilla que más tiempo ha vestido la camiseta verde y con el desafío de liderar un vestuario de futuro destinado a igualar o mejorar el rendimiento exhibido en el pasado campeonato de Liga en Segunda División. La continuidad del ‘6’ permite al Manuel Luiggi “Moli” confeccionar un bloque competitivo a partir de una defesa sin fisuras.

El nuevo encargado de portar el brazalete del conjunto universitario asegura la continuidad de unos valores concretos: juego limpio, solidaridad, compañerismo y constancia en el camino hacia la victoria. Crispi, todo un baluarte en tareas defensivas, transmite en la cancha seguridad a sus compañeros e imprime una intensidad muy alta desde el primer minuto. El amplío bagaje en la élite del fútbol sala español le sitúa como la pieza angular sobre la que gira el éxito más cercano de la entidad.

“Hablar del brazalete de capitán en la Universidad es un tema que conlleva mucha responsabilidad y una transmisión de valores, mientras se compite con el máximo fair play posible. A nivel colectivo, hay que seguir compitiendo para estar arriba con nuestra filosofía e idea. Vamos a intentar aspirar a la Primera División, siempre y cuando seamos capaces de trabajar, estar unidos y juntos en el nuevo proyecto”, detalla el cierre que afrontará su octava temporada defendiendo la elástica del club de su tierra.

La próxima temporada, con dos componentes más en el torneo doméstico, el cuadro antequerano necesita contar con una pieza experimentada y con ilusión de ayudar a conservar la línea ascendente que se trazó el curso anterior. “Tengo muchas ganas de seguir formando parte de este proyecto de la Universidad de Málaga, que es pionero a nivel nacional e internacional. Estoy muy orgulloso de pertenecer a la plantilla y, sobre todo, disfrutar de mi pasión que es el fútbol sala”, afirma.

LA FUNDACIÓN RINCÓN SEGUIRÁ COMO PATROCINADOR UNA CAMPAÑA MÁS

El club universitario une su camino un curso más a la Fundación Rincón, uno de los entes malagueños que más apuesta por el deporte local y provincial. El acuerdo de patrocinio se amplía por tercera temporada consecutiva y la entidad de Manolo Rincón velará por el crecimiento del plantel dirigido por Moli y apuesta por un regreso a la máxima categoría de la Liga Nacional de Fútbol Sala. “La Universidad de Málaga para mí lo es todo. La ilusión con la que Pedro Montiel, un personaje importante en el deporte malagueño, le llevó a contactar conmigo y ya es el tercer año que le estamos apoyando. Confío y deseo que sea el año definitivo para el ascenso a Primera División y que disfrutemos todos de este magnífico acuerdo”.

Pedro Montiel, presidente del CD UMA Antequera, se muestra satisfecho por contar con el apoyo de un patrocinador ganador y con una línea de actuación similar a la del club: apostar por dar confianza a los jóvenes valores del deporte en la competición de más alto nivel. “Para mí es uno de los mecenas más importantes que tiene Málaga y la provincia. A Manolo cuando lo conoces, lo tienes que querer. Es una persona positiva, que desinteresadamente ha apoyado al deporte en general en Málaga cuando nadie apostaba como lo hace él. Para el club es un orgullo aparecer a través de Clínicas Fertilidad, porque nuestra selección femenina se nutre de las jugadoras del equipo femenino de balonmano Rincón Fertilidad. Nuestra familia universitaria siente muy de cerca a esta empresa”. 

Moli Tete

José Antonio Borrego Gutiérrez “Tete” cambia la pista por el banquillo después de que la temporada pasada volviera a calzarse las botas para ayudar a Manuel Luiggi “Moli” en la formación de una plantilla llena de juventud

El hasta ahora capitán del CD UMA Antequera asume el reto de ser miembro del cuerpo técnico de Moli en el nuevo proyecto deportivo. Tete, a sus 42 años, ha conseguido forjar una leyenda irrepetible a los mandos de la nave universitaria. Desde su llegada en la temporada 2008/2009, ha asumido con responsabilidad la capitanía de un grupo de jugadores jóvenes e ilusionados de llevar al fútbol sala malagueño hasta el peldaño más alto. El trayecto no ha sido nada fácil y el ‘10’, una prolongación del entrenador en la pista, se ha encargado de aportar toda su experiencia a sus compañeros para acotar la distancia con un puerto único, la Primera División, y disfrutar de un hito deportivo en la historia del club.

Tete dirigió el ascenso del plantel antequerano a la máxima categoría de la Liga Nacional de Fútbol Sala en la campaña 2015/2016. Un curso más tarde y, tras convertirse en el máximo goleador del equipo con 23 tantos en 29 partidos, anunció su retirada. El 40x20 iba a perder a un jugador especial y mágico con el balón en los pies, pero el entrenador fue el artífice de convencer al ala para liderar una plantilla joven en la vuelta a Segunda División y dirigir la formación de las nuevas promesas de la entidad. “Fue una situación extraña. Ya se había anunciado mi retirada, estaba muy contento con mi nuevo rol en el club, pero todos sabéis la unión que tengo con Moli, su insistencia y nuestra amistad hizo que volviese de nuevo a las pistas, unido al amor que tengo por el CD UMA Antequera”, esclarece.

Una vez más la respuesta del capitán fue admirable. Se calzó con profesionalidad las botas e impartió en cada uno de los partidos una clase magistral. El ‘10’, junto a un bloque muy competitivo, volvió a ilusionar a la afición del Pabellón Fernando Argüelles con el regreso a la élite. Por segundo año consecutivo, terminó como pichichi al marcar 15 goles en Liga y dos en la eliminatoria de Copa del Rey. “Si soy sincero tenía mis dudas de alcanzar un nivel alto, ya que el año en Primera hice una gran temporada. Los años no pasan en balde. Soy consciente de la edad que tengo, pero no me puedo quejar. Empecé un mes más tarde que el resto y fui cogiendo el ritmo poco a poco. He acabado con muy buenos números a nivel personal. Lo principal es que de nuevo me sentí importante para el equipo y jugando muchísimos minutos, señal de que muy mal del todo no estuve”, indica.

La última competición liguera del conjunto malagueño tras el descenso superó cualquier expectativa. Subir de categoría pasó de ser un objetivo ilusionante a transformarse en una meta alcanzable hasta la última jornada. Naturpellet Segovia salió vencedor de un batalla trepidante por un punto de ventaja en la clasificación y O Parrulo Ferrol frenó una marcha ganadora en el play-off. La leyenda del CD UMA Antequera no pudo poner un broche de oro a su vuelta a las canchas y, a partir de ahora, desempeñará un nuevo rol en la estructura del club. El cuerpo técnico de Moli contará con una pieza de lujo para conservar el futuro prometedor de un conjunto con recursos suficientes para triunfar. Tete llevará al banquillo su trabajo, capacidad de liderazgo, conocimiento del fútbol sala más competitivo e ilusión por transmitir a la plantilla una filosofía de imponer el juego limpio en cualquier victoria.

Los valores adquieren cada vez más importancia en el deporte y el fútbol sala quiere ser un ejemplo a la hora de imponer el máximo respecto entre todos los jugadores a la hora de competir. El ala malagueño nunca ha sido sancionado ni tampoco expulsado con roja directa en sus 24 temporadas como profesional, al igual que en categorías inferiores, por lo que no se plantea cómo puede influir una gran carrera deportiva en su futuro en los banquillos. “Cuando era jugador casi siempre iba pensando en el día a día, temporada a temporada y ahora mismo pienso igual en esta etapa. Quiero disfrutar de mi nueva función, pero una cosa tengo clara, no me imagino una vida alejada del fútbol sala, ya sea con el primer equipo, con la escuela Red Blue de la Universidad de Málaga o formando a las nuevas generaciones”.

“Quería dar las gracias a todos los compañeros que han convivido conmigo a lo largo de mi carrera y estas últimas temporadas en el CD UMA Antequera; al presidente, Pedro Montiel, por confiar siempre en este proyecto; al cuerpo técnico formado por Agustín, Nacho, José Carlos, Kike y Claudio; y en especial, a más que mi entrenador, mi segundo padre, Moli. Gracias a mi mujer Lourdes y a mis hijas por apoyarme, consolarme, motivarme y, sobre todo, aguantarme con el dichoso fútbol sala. Y a mis padres, porque gracias a ellos pude conseguir mi sueño. Os quiero. Para terminar, también quería agradecer todas las muestras de cariño que ha tenido hacia mí la afición, en especial a la Peña UMA Antequera “Tete”. Solo con ver mi nombre en la peña, ya es para sentirse orgulloso”,  expresa la leyenda del conjunto universitario. 

Carlos Fichaje

El ala cordobés, con unas cualidades bastante depuradas, amplia los recursos tácticos de los esquemas de Manuel Luiggi “Moli” para la próxima temporada 2017/2018

El CD UMA Antequera cierra la incorporación de Carlos Corredera Sicilia como primer refuerzo de la campaña 2017/2018. El ala nacido en Córdoba el 27 de diciembre de 1995 se enrola con mucha ilusión en el nuevo proyecto deportivo de la entidad malagueña y refuerza una plantilla que afronta el reto de volver a pelear por ocupar los puestos más altos de la tabla clasificatoria en Segunda División. En su anterior club, el Itea Automatismos, alcanzó la madurez en la pista durante las tres temporadas que defendió esa camiseta.

Manuel Luiggi “Moli” se enfrenta a su enésimo desafío al frente del banquillo universitario. Al entrenador no le tiembla el pulso a la hora de incorporar a su plantilla un jugador prometedor después de seguir muy cerca su evolución. La llegada de este cordobés encaja dentro de una filosofía claramente definida; compaginar los estudios universitarios con la competición de élite en la categoría de plata de la Liga Nacional de Fútbol Sala. La formación académica y el crecimiento deportivo caminan juntos dentro de un vestuario con gran futuro.

“Carlos es un gran armador de juego, tácticamente está muy bien preparado y tiene todos los conceptos asimilados. Al mismo tiempo, es un jugador hábil y vertical. No destaca por ser goleador, pero si asume a la perfección el papel de asistente al crear muchas oportunidades de gol a sus compañeros. La gran lectura que realiza de los partidos nos va a ayudar a pelear por todos nuestros objetivos en la próxima temporada”, analiza el técnico malagueño.

Tras un curso excelente, donde el ascenso estuvo cerca tanto en la fase regular como en el play-off, el cuadro antequerano espera mantener un alto rendimiento con refuerzos de garantías como Carlos, que completan un bloque competitivo. “Para mí es una gran oportunidad que el CD UMA Antequera se haya fijado en mi juego para reforzar la plantilla. Admiro mucho el trabajo que hace este club dando la oportunidad especialmente a jóvenes universitarios de seguir creciendo deportivamente y ser uno de ellos, hace que tenga mucha ilusión de afrontar la temporada que viene”,  acentúa el ala.

La misión del conjunto universitario se centra en enriquecer sus recursos para hacerse más imprevisible antes sus adversarios. Los esquemas tácticos de Moli suman distintas variantes con la contratación del nuevo miembro de su plantel. “En general me considero un jugador equilibrado, veloz con el balón en los pies y con capacidad para el uno contra uno. Me esforzaré al máximo para poder aportar esas cualidades al equipo y conseguir que sea ofensivamente lo más peligroso posible en el reto de seguir estando en lo alto de la clasificación como la anterior campaña y, por qué no, conseguir el ascenso”, dilucida. 

Subcategorías