Cierre de la temporada en el Argüelles
BeSoccer CD UMA Antequera

Cierre de la temporada en el Argüelles

Los universitarios se despiden de sus aficionados en la última jornada del campeonato en la máxima categoría ante un Peñíscola RehabMedic que se quedó a las puertas del play-off por el título

Punto y final. Se agotaron las páginas. No hay más espacio para escribir las aventuras del BeSoccer CD UMA Antequera en Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Solo queda cerrar las últimas líneas con lo que acontezca este sábado 27 de abril, a las 18.30 horas, en el Pabellón Fernando Argüelles en el duelo con Peñíscola RehabMedic. Tres puntos importantes para agradecer el apoyo de toda la afición durante una temporada aciaga y finalizar con una sonrisa que marque el inicio de un nuevo brote de inspiración como prólogo de un futuro retorno al primer escalón competitivo. Las opciones de salvación desaparecieron por completo con la derrota en la penúltima fecha del calendario en la cancha del Levante UD FS (5-3). Algo similar le ocurrió al cuadro castellonense. Superó  a Industrias Santa Coloma (3-2), un marcador ajustado insuficiente para acceder al play-off por el título. Las dos plazas en juego se las adjudicaron Aspil Vidal Ribera Navarra y los granotas.

Despertar por segunda vez de un sueño. El plantel de Manuel Luiggi Carrasco “Moli” se quedó sin opciones de conservar una plaza en la máxima categoría. El triunfo era lo único válido en el Pabellón Municipal de Paterna. Algo que no sucedió por la falta de puntería de cara a puerta. Una situación del juego dominada en pocas ocasiones de ahí la ausencia de otra cifra en el casillero de la clasificación. La falta de acierto no privó que tanto Miguel Conde como Pablo Ibarra demostraran su idilio con el gol. El primero marcó su décimo sexto tanto y el segundo firmó un doblete que le colocó en 10 dianas durante los 12 choques que ha defendido la camiseta verde desde su fichaje en el mercado invernal. Dejando atrás los precedentes anteriores, la unión de una fortaleza defensiva y ofensiva debe declinar la balanza en el compromiso definitivo del campeonato en tierras antequeranas.

Los de Moli, ya descendidos a Segunda División, completan su participación en la élite nacional ante un Peñíscola RehabMedic sin poder poner el colofón a una campaña formidable con el play-off por el título. Precisamente este mismo envite de la primera vuelta supuso la clasificación de los castellonenses a la Copa de España Valencia 2019. El único botín a repartir es el de poner el mejor broche posible. “Un partido en el que ninguno de los dos equipos se juega nada. Estamos ya descendidos y los ánimos no son los mismos. Tenemos que cumplir e intentar ganar el encuentro, aunque no sirvan los puntos nada más que por el orgullo, amor propio y, al estar en casa, nuestra obligación es competir. Un choque que no va a tener repercusión en cuanto a los números ni para Peñíscola ni para nosotros”, indica el entrenador malagueño.

Fuerzas muy equilibradas en el Pabellón Municipal de Peñíscola el pasado 15 de diciembre del 2018. Un intercambio de golpes muy emocionante que se decidió por un tanto de Hugo el minuto final (4-3). “Está claro que cuando fuimos allí, estuvimos a punto, de cómo mínimo, traernos un empate que nos lo merecimos. Un rival que ha ido de menos a más y tiene una gran plantilla. No sabemos si es peor que se tengan que jugar los puntos o que vengan relajados y les salgan las cosas. Va a ser un partido en el que los dos queremos ganar. Nosotros no porque lo necesitemos para sumar, sino por nosotros mismos. Hemos hecho una temporada regular, más bien tirando a mal y nos ha condenado el hecho de no ganar partidos. Solamente hemos sumado un punto fuera de casa. Vamos a intentar hacer un buen partido para despedirnos de la afición y terminar por lo menos con una victoria”, remarcó.

Adiós a una competición sin la consecución del objetivo marcado, inicio de los primeros pasos de la renovación de la ilusión de esos incondicionales que nunca faltan a su cita en el Argüelles. “El sábado nos despediremos de nuestra afición. Le pido disculpas porque de alguna manera le hemos impedido, deportivamente hablando, de presenciar en directo a los equipos de Primera División. Tenemos la culpa todos”, detalla. Asimismo, Moli también tiene palabras de cariño para uno de sus guerreros más incansables que pone fin a una magnífica carrera de 20 años. “Crispi se retiró en la primera parte de la segunda vuelta. Ha sido un ejemplo en la Liga Nacional de Fútbol Sala, ha jugado en la Selección Española y aquí, después de la marcha de Tete, asumió el mando de capitán y los jugadores están muy orgullosos de él y se merece lo mejor”.